Si estás comenzando en el mundo del camping debes tener en cuenta ciertas «normas no escritas» para disfrutar de buenas experiencias y evitar los posibles malos entendidos con otros campistas.

No te asustes, por norma general los campistas son un excelente ejemplo de camaradería, generosidad y tolerancia. Sin embargo, hay ciertas líneas que no se deben cruzar porque en el ámbito de un camping pueden resultar molestas.

Antes de comenzar, debes saber que cada camping cuenta con una normativa pública de respeto y convivencia, te la facilitarán probablemente cuando te inscribas en la recepción. En ella aparecerá el horario de entradas y salidas, a partir de qué hora puedes encender el motor de tu vehículo, horario de silencio, etc. Es tu obligación leer las normas de cada camping.

A continuación hablaremos de 7 errores que en ocasiones no figuran en las normativas de los campings pero que tienes que saber si te inicias en el mundo del campismo.

1. INVADIR PARCELAS AJENAS

Todos los campings tienen viales para acceder a las parcelas. Muchos otros, en especial los más grandes, cuentan además con caminos para atajar, aunque no es lo común, en un camping cada centímetro cuenta y el suelo es un bien preciado.

Aunque nos puede resultar incómodo tener que dar una gran vuelta recorriendo un vial para acceder a un servicio que tenemos a pocas parcelas de distancia (baños, fregaderos…), debemos contener las ganas de atravesar una parcela que no sea la nuestra, incluso cuando los propietarios no se encuentran.

El umbral de tolerancia de cada campista es diferente, lo que para algunos no genera ningún tipo de estímulo, para otros puede resultar una falta de respeto muy grave. Lo mejor es respetar el espacio y la intimidad de todos y no invadir parcelas ocupadas por otras personas.

También es importante enseñar a nuestros pequeños este respeto por el espacio de los demás y no permitirles cruzar otras parcelas, y si es urgente, preguntar primero.

2. CONTAMINAR EL AIRE DE TUS VECINOS

Es uno de los problemas más comunes, los «vecinos chimenea» son los que te echan a perder la ropa tendida, los textiles del avancé y te dejan todo impregnado de olores.

Si te gusta comerte a diario una barbacoa procura que el humo no vaya a parar a la parcela de al lado, o si te gusta fumarte un puro después de cada comida, o un pitillo, o pones una espiral de humo antimosquitos… o lo que sea que genere algún tipo de residuo que el viento pueda empujar hacia tus vecinos.

La mayoría de las veces vas a poder orientarte de manera que sea tu propio vehículo o caseta el que sirva de barrera y disipe el humo, pero si es del todo imposible tienes dos opciones:

  1. Desistir: si crees que resultará muy molesto para tus vecinos puedes cambiar de planes.
  2. Preguntar: informa de tus intenciones a los vecinos y pregunta si no les importa, sin duda es la mejor opción.

Piensa que es muy molesto que la ropa, avancé, etc. queden impregnados de olores que no son tuyos.

3. NO RESPETAR EL DESCANSO DE LOS DEMÁS

Ojo que no sólo se trata de respetar los horarios de sueño establecidos en las normas de cada camping. Se trata de respetar el descanso de los demás.

Los propósitos que nos conducen a cada uno de nosotros a ir de camping son muy variados, algunos van a descansar, otros a divertirse, otros van por el entorno… De este modo, te encontrarás a quienes no salen casi del camping en toda su estancia o quienes están todo el día fuera y sólo regresan a dormir.

Si eres de los que se levantan muy temprano para salir del camping, piensa en tus vecinos, procura no dar portazos y evita molestar.

Si eres de los que trasnocha jugando a las cartas o viendo la tv, piensa en las familias con niños pequeños o quienes madrugan, más allá de la normativa que dicte cada camping.

Es importante instruir a los niños en este respeto, las mañanas, la hora de siesta y la noche son momentos en los que deben aprender a moderar sus juegos.

4. LUCES MAL ORIENTADAS

Intenta por todos los medios que tus luces no deslumbren a tus vecinos.

Hace unos años ocurría que había quien instalaba unos focos capaces de convertir la noche en día.

Sin embargo, últimamente vemos cada vez más campistas que llenan todo de luces o tiras de leds, incluso en ocasiones van cambiando de color o modificando la intensidad.

Cuando están mal orientadas, puede resultar muy molesto para los vecinos ser testigos de tal explosión de color. En especial para los que van en caseta o carrotienda porque la luz atraviesa los textiles y «contamina» el descanso.

5. SOBREPASAR LOS LÍMITES DE TU PARCELA

Procura que tus enseres permanezcan dentro de los límites de tu parcela. Mobiliario, tendedero, colchonetas, bicicletas, manguera, vehículo, juguetes de los niños, etc, no deberían quedar desperdigados por cualquier lugar.

No pasa nada si uno de tus hijos aparca su bici fuera de la parcela o te dejas algo en el vial, pero no conviene que se convierta en un hábito. Resulta muy molesto intentar salir o entrar con tu vehículo y tener que estar parando para apartar objetos del camino.

6. NO TIRAR LA BASURA

Como sabrás la presencia de gatos en muchos campings es algo frecuente, son magníficos aliados para mantener alejados a otros animales como ardillas, ratones, topos, etc.

El problema es que durante la noche van a por las bolsas de basura de los campistas más descuidados, incluso son capaces de colarse por debajo de los faldones de los avancés si son atraídos por algún olor especialmente suculento.

¿Cuál es el inconveniente? pues que a la mañana siguiente encontrarás restos de tu basura desperdigada por tu parcela y la de tus vecinos… un desastre. Y no sólo eso, además estos restos atraerán a otros animales e insectos, nada deseable.

La solución es sencilla, cada noche antes de irse a dormir hay que tirar la basura.

7. MIRAR SIN PREGUNTAR

Ya verás que con el tiempo desarrollarás «el escáner campista». Esto es la capacidad de cotillear desde la distancia y prácticamente sin frenar tu paso en las parcelas de los demás buscando ideas, soluciones creativas, montajes interesantes, accesorios inusuales, etc.

Nosotros solemos dar un paseo después de cenar, muchas veces por el mismo camping, y nos encanta observar la forma que tienen otros campistas de organizarse: vemos sus montajes, el tipo de suelo que usan, la iluminación, etc. es otra forma de aprendizaje y de evolucionar como campista.

Sin embargo, sabemos que es muy molesto plantarse delante de una parcela ajena a cotillear descaradamente, para muchos puede resultar una intromisión en su intimidad. Lo mejor es que si observas algo que te llama la atención, preguntes, te sorprenderás de la amabilidad y las ganas que tenemos los aficionados al camping de compartir nuestros trucos y descubrimientos.

UTILIZA TU SENTIDO COMÚN

Ese famoso consejo en forma de refrán que dice: «Donde fueres, haz lo que vieres» no debes aplicarlo al mundo campista. Cada camping es un micromundo y en ocasiones te encontrarás alojado en alguno en el que el respeto por los demás brilla por su ausencia.

No deberías imitar comportamientos indeseables aunque todos a tu alrededor los realicen, podrías ir acumulando malos vicios que dificulten tu integración en otros lugares. En especial si piensas acampar fuera de España.

En Suiza por ejemplo, pisar una parcela ajena puede resultar una gran ofensa hacia sus ocupantes, y no es como en España, que alguien puede salir a darte un toque de atención si le molesta. Allí no se discute, se quejan a la dirección del camping, que son quienes te llamarán la atención de forma educada pero determinante. Fuimos testigos de ello en el Camping L’ile des Barrats en Chamonix, a los pies del Mont-Blanc.

Es sencillo, en el camping utiliza tu sentido común y no hagas nada que no te gustaría que te hicieran a ti.

¡HASTA PRONTO!

7 cosas que debes evitar cuando vas de camping
5 (100%) 3 voto[s]