Mientras preparamos nuestra próxima salida al camping nos concentramos tanto en no olvidar nada, que en ocasiones pasamos por alto un elemento fundamental: el botiquín de primeros auxilios. Por cierto, recuerda que te hemos confeccionado una lista para no dejarte nada atrás.

Sin duda, el botiquín es uno de los grandes olvidados para la mayoría de los campistas, y es que salimos a disfrutar, no a ponernos enfermos o tener un accidente. Es normal no pensar en esto cuando, con toda nuestra ilusión, planificamos nuestro viaje.

Sin embargo, basta una pequeña herida, una sorpresiva noche de frío, una mala comida o cualquier otro accidente para tener un problema potencial en forma de infección, resfriado, indigestión, diarrea…
Si acudimos al camping con un botiquín bien equipado, tendremos la opción de solucionar la mayoría de incidentes comunes y continuar disfrutando de nuestras merecidas vacaciones.

Podemos confiar en que el camping cuente con una buena dotación para los primeros auxilios, pero ¿y si no es así? Y si tampoco nos encontramos próximos a una población con servicios sanitarios o una farmacia a la que acudir, entonces será cuando nos acordaremos del botiquín.

En este artículo vamos a equipar nuestro botiquín con la ayuda de la médico Inés Mahiques, autora del blog sobre medicina general y pediátrica mimamamedico.com:

Escoger un buen recipiente

La primera tarea es pensar en un lugar donde guardar todo lo necesario para confeccionar nuestro botiquín. Debemos adaptarlo a nuestras necesidades e intereses. No será lo mismo preparar un botiquín de primeros auxilios para una familia de 5 miembros en caravana que para una pareja en caseta.

Una fiambrera, un bolso o una pequeña mochila son lugares adecuados para albergar todos los componentes del botiquín. En general, hay que pensar en que debe ser ligero y portátil además de lo suficientemente grande para introducir una cantidad apropiada de suministros para todos los que asistan.

Aunque si lo prefieres, puedes adquirir botiquines vacíos como estos de abajo:

Componentes de un botiquín de primeros auxilios para el camping

Vamos a confeccionar un completo listado, organizado por familias, con los elementos necesarios para tratar y prevenir los accidentes más comunes en los campings. Como hemos visto, hay que adaptarlo a nuestros intereses y necesidades, no es preciso llevarlo todo, pero tendremos una guía que servirá para organizar mejor nuestro botiquín.

Heridas, contusiones y curas en general 

  1. Clorhexidina: es un antiséptico que sirve para desinfectar cualquier tipo de herida que no afecte a las mucosas. Es mejor solución que la povidona yodada (Betadine), que no se recomienda en embarazadas, en niños pequeños ni durante la lactancia. Además la clorhexidina no mancha como ocurre con el Betadine.
  2. Gasas estériles: para limpiar heridas y retirar la suciedad.
  3. Esparadrapo.
  4. Tiritas y apósitos: para cubrir rozaduras y heridas. Evitar utilizar algodón ya que se pega a la herida.
  5. Apósitos almohadillados: son especialmente útiles para las ampollas que nos salen por el roce de los zapatos o las chanclas.
  6. Vendas normales y vendas adhesivas: nos servirán para inmovilizar articulaciones tras torceduras y esguinces.
  7. Guantes desechables: lo mejor es que no sean de látex. Los puedes encontrar de vinilo o nitrilo, que provocan menos reacciones alérgicas.
  8. Tijeras: para cortar los materiales que estemos utilizando.
  9. Pinzas y lupa: para retirar astillas y cuerpos extraños que se hayan clavado.
  10. Linterna: no es la primera vez que los accidentes suceden de noche y requerimos una buena iluminación para tratarlos correctamente. Ideal: una linterna frontal como esta (enlace) que no hace falta sujetarla con las manos o con la boca.

Es importante mantener siempre las tijeras, pinzas, lupa y linterna dentro del botiquín porque no conviene estar buscando estas cosas desperdigadas entre cajones, bolsos, neceseres, etc. Y menos aún con la urgencia o el estrés de una cura entre manos.

  1. Monodosis de suero fisiológico: para limpiar heridas y arrastrar la suciedad, antes de aplicar el desinfectante y para lavar los ojos en caso de sequedad o picor.
  1. Puntos de aproximación: son pequeñas pegatinas, alargadas y adhesivas, que sirven para juntar
    los bordes de una herida superficial de bordes rectos. Se las conoce como Steri-Strips y las puedes ver en la imagen de al lado.
  2. Termómetro.
  3. Pomada antibiótica: para las heridas infectadas (Bactroban, Plasimide o Fucidine).
  4. Pomada de corticoides: para picaduras de insectos y para las dermatitis alérgicas, por ejemplo al rozar la ortiga (Adventan o Lexxema).
  1. Gel antiinflamatorio: para contusiones, esguinces, contracturas y calambres (Voltaren emulgel o Flogoprofen).
  2. Pomada para los hematomas: Thrombocid.
  3. Pomada para las quemaduras: Furacin o Silvederma.
  4. Vaselina para las escaldaduras: muy típicas en el entremuslo.
  5. Jeringas: muy útiles para medir dosis de jarabes, administrar medicamentos a los más pequeños o hacerles lavados nasales, también para limpiar heridas echando suero fisiológico a presión para que arrastre la suciedad.

Medicamentos para el dolor y la inflamación

Adultos

  1. Ibuprofeno: Neobrufen o Espidifren.
  2. Paracetamol: Gelocatil o Efferalgan.
  3. Metamizol: Nolotil.

Niños

  1. Ibuprofeno: Dalsy.
  2. Paracetamol: Apiretal.
  3. Metamizol: Metalgial.

Medicamentos para el tratamiento gastrointestinal

  1. Protector de estómago: Omeprazol.
  2. AntiácidoÁlmax, al ser en solución neutraliza rápidamente la acidez de los jugos gástricos.
  3. DiarreaSueroral y Ultralevura tanto en niños como en adultos.

Medicamentos para las vías respiratorias y alergias

  1. Antihistamínico: bilastina (Ibis) o ebastina (Ebastel). En niños se recomienda desloratadina (Aerius) o hidroxizina (Atarax).
  2. Epinefrina: si algún miembro de la familia es alérgico, debemos llevar una jeringa precargada de adrenalina, le podemos salvar la vida (Altellus o Jext).
  3. Salbutamol: en caso de miembros asmáticos o con bronquitis (Ventolin).

Otros elementos recomendados para el botiquín

  1. Empapador: muy usado para cambiar a los bebés, se trata de una toalla muy absorbente de usar y tirar. Nos será muy útil como base para realizar las curas o incluso para absorber la sangre de una herida abierta.
  2. Manta térmica: es otro elemento que apenas pesa ni ocupa espacio pero resulta una gran aliada para protegerse del frío, del calor o la humedad en situaciones de emergencia. Por seis euros aquí tienes dos (enlace).
  3. Bálsamo labial y protector solar: la mejor medicina es una buena prevención, imprescindible para evitar las quemaduras del sol, en especial en la montaña, donde sin darnos cuenta, nos exponemos a altas radiaciones solares.
  4. Repelentes contra las picaduras: ya hemos hablado de esto antes en nuestra guía para combatir los mosquitos en el camping, puedes volver a leerla si quieres saber qué es lo más eficaz para meter en el botiquín y evitar que te acribillen.

Comprar botiquín para el camping

Otra muy buena opción es comprar un botiquín y a partir de los artículos que incluya, completarlo con lo que hemos estado viendo más arriba. Lo habitual es que los botiquines vengan equipados especialmente con los componentes que hemos visto en la primera parte, los dedicados al tratamiento de heridas, contusiones, curas, etc.

A continuación tienes algunas opciones de compra económicas pero bien equipadas, excelentes como punto de partida para después incluir los medicamentos que hemos visto en este artículo..

Botiquín de primeros auxilios de 130 artículos

Equipado con los principales materiales para curas
Compacto y ligero

Botiquín de primeros auxilios de 120 artículos

Equipado con los principales materiales para curas
Compacto y ligero

Botiquín de primeros auxilios de 100 artículos

En formato maletín
Resistente y con el interior compartimentado

Algo que no nos entrará en nuestro botiquín

Tenemos la suerte de compartir una afición que es apasionante, los campings son lugares en donde siempre hacemos amigos y en general pasamos excelentes vivencias y compartimos momentos de relax y disfrute.

En este entorno, ante cualquier accidente o molestia no nos faltarán manos amigas dispuestas a ayudarnos desinteresadamente, abriendo sus botiquines de par en par para entre todos, hacer frente a virus, bacterias, mosquitos o lo que venga…
Este compañerismo no lo podemos meter en el botiquín, pero sin duda, podemos contar con el.

¡Hasta pronto!

Por cierto, si tienes algo que añadir o comentar, puedes usar los comentarios de abajo. Si quieres contactar con Inés Mahiques, podrás encontrarla en su blog mimamamedico.com.

Botiquín de primeros auxilios para el camping
5 (100%) 3 votos