El mercado nos ofrece un extenso catálogo de coches con multitud de características y cada vez mayor número de tecnologías, muchas de ellas muy relevantes cuando tiramos de un remolque. Aunque pensemos que cualquier coche puede arrastrar de cualquier caravana o remolque, la realidad es bien distinta: si queremos conducir un conjunto equilibrado, debemos elegir un vehículo tractor adecuado.

Si estás pensando cambiar de coche y buscas alguno con la capacidad de arrastrar de tu remolque con dignidad y seguridad, continúa leyendo, a continuación veremos:

  • Algunos parámetros objetivos que son clave para acertar en la elección de un buen vehículo tractor.
  • Aprenderemos a validar si nuestro coche es suficiente para tirar del remolque con seguridad.

Características de los coches remolcadores

Es muy difícil elegir un coche atendiendo únicamente a parámetros objetivos como la potencia, el peso, el par motor, etc. Todos sabemos que si lo que queremos es un excelente remolcador nada como un enorme todoterreno con una caballeriza bajo el capó.
Sin embargo, la mayoría buscamos además sensaciones, equilibrio estético, confort… al fin y al cabo, usaremos el vehículo no sólo para remolcar, también para nuestra vida diaria. Una mala elección en este aspecto se convertirá en un lastre, incluso para nuestra economía.

El peso, la potencia, la cilindrada, el par motor, la tracción, la transmisión o el consumo son algunos de los parámetros más importantes para elegir un buen coche para llevar un remolque. A continuación veremos cada uno de ellos sin entrar en demasiados detalles técnicos, es difícil sintetizar algunos conceptos para hacerlos entendibles a la vez que rigurosos, de modo que si buscas más información, puedes utilizar los comentarios de más abajo.

1. PESO

El peso del vehículo tractor tiene mucha más importancia de la que muchos creemos. En carretera buscamos aplomo, especialmente cuando llevamos caravanas pesadas cuya resistencia “tira” del vehículo tractor.

Como sabemos todos los remolques experimentan movimientos oscilatorios en carretera, y más aún con la presencia de vientos. Necesitamos un coche con la capacidad de absorber estos movimientos sin que sea “arrastrado” o empujado por la caravana, y esta estabilidad no la vamos a obtener por la potencia o el par motor, la diferencia de peso entre coche y remolque es la clave.

El peso se ha de mirar en las especificaciones del coche o bien en la ficha técnica y viene expresado de las siguientes formas:

  • Tara: es la masa (peso) el vehículo sin carga, con sus depósitos de combustible, lubricante, líquidos, herramientas, ruedas de repuesto… todo en su sitio.
  • Masa máxima autorizada (MMA): corresponde a la masa total máxima que el coche puede cargar, para que nos entendamos: el peso total con pasajeros, equipaje, bicicletas… todo.

Cuanto mayor sea la MMA de nuestro vehículo tractor, mucho mejor, más carga y equipaje podremos sacar de la caravana para poner en el coche y mayor aplomo tendrá nuestro conjunto.

Sin embargo, hay que tener presente la ley; por el momento los conductores que llevamos remolque tenemos ciertas limitaciones que nos afectan. En términos generales, si compramos un coche muy pesado, con una elevada MMA para tirar de una caravana también pesada, estaremos obligados a sacarnos un carnet de conducir que nos permita llevar nuestro conjunto.
Tienes todos los detalles sobre las masas y tipos de permisos, en nuestro artículo sobre los tipos de carnet para conducir remolques.

Hay una recomendación que circula por las redes que recomienda que el “vehículo tractor debe pesar en vacío (Tara) al menos un 20% más que la caravana con toda su carga”. Es una buena recomendación.
Por ejemplo, para una caravana de 1000 kg, el coche debería pesar un 20% más, es decir, 1200 kg en vacío; que después en marcha con ocupantes, equipaje, etc. puede superar los 1600 kg, no está mal.

Obviamente, cuanto mayor sea la masa del vehículo tractor mejor, pero recuerda las limitaciones de tu permiso de conducir y que debes moverte, si vas pasado de peso necesitarás más fuerza de empuje para desplazarte, sobre todo en las subidas.

Los monovolumen, suv’s y todoterrenos, pick ups y furgos son los que mayor MMA suelen tener y por lo tanto, más aplomo nos ofrecen al tirar de remolques.

2. POTENCIA

Se le da una importancia exagerada a los C.V. (caballos) del vehículo tractor. Es obvio que cuanta más potencia desarrolle un coche mejor gestión realizará de todo el conjunto, pero hay variables mucho más importantes. No hay que olvidar que hay limitaciones de velocidad cuando llevamos remolques.

La potencia nos ofrece velocidad y aceleración en un determinado tiempo. En nuestro caso, nos servirá especialmente para arrancar desde parado y alcanzar la velocidad de crucero, también para enfrentarnos a las pendientes. Entonces, cuanto mayor sea el peso de tu conjunto, más potencia requerirá el coche.

En la actualidad es habitual encontrarse con coches a partir de 115 cv, perfectos para remolques ligeros (menos de 750 kg) y de peso medio, pero para conjuntos pesados convendría ir a potencias superiores.

Observa el siguiente vídeo, un Renault 5 que arrastra una gran caravana de doble eje (más rozamiento). Un conjunto extremadamente desequilibrado.

3. CILINDRADA

La cilindrada es la suma del volumen de todos los cilindros de un motor.
Para remolcar, lo que debemos conocer es que cuanto más volumen en los cilindros mayor será el aire que cada uno puede albergar, mayor la quema del combustible y mayor la entrega de par motor.
Hay una correlación entre cilindrada y par motor que veremos a continuación, por lo tanto, cuanto más cilindrada mejor para tirar de remolques.

Por otro lado, cuanta mayor sea la cilindrada más desahogado irá el vehículo. Pongamos un ejemplo: un coche de 1600 cc y otro de 2000 cc, ambos van a 100 km/h, el primero llega a esa velocidad alcanzando 3000 rpm (revoluciones por minuto) y el segundo a 1500 rpm. No cabe ninguna duda de que el motor que gire a menos rpm sufrirá mucho menos desgaste, por lo tanto, cuanto mayor cilindrada, mejor.

Como imaginas, existen multitud de variables técnicas en la relación potencia, cilindrada y par, pero las dejaremos de lado en este artículo. Si quieres más información puedes leer el siguiente artículo de Motorpasión que habla precisamente de esto: Caballos, cilindrada y par motor. ¿Qué hacen cada uno?

4. PAR MOTOR

El par motor es el gran desconocido, es el concepto que más dudas genera y sin embargo, es uno de los parámetros más relevantes a la hora de llevar una caravana.

Se trata de la fuerza que es capaz de ejercer nuestro coche en relación a una distancia. El par motor (también llamado torque) se expresa en Nm (Newton por metros).

La mayoría de nosotros tenemos instalado en nuestros cerebros la idea de que la potencia de un coche es su fuerza, pero nada más lejos de la realidad. La fuerza de un vehículo, y por lo tanto su capacidad de arrastre viene determinada por su par motor, no por la potencia.

Cuanto mayor es la cilindrada del coche (por el mayor tamaño de sus cilindros) también lo es su par motor. El problema es que no se trata de un valor constante sino que depende de la potencia generada en los cilindros y del número de revoluciones al que esté girando el motor en ese determinado momento.

En resumen, la potencia es la velocidad a la que se hará un determinado esfuerzo, mientras que el par motor representa la capacidad de hacer ese determinado esfuerzo.
Entonces, para tirar de caravanas o cualquier tipo de remolque, cuanto más par motor, mejor.

5. COMBUSTIBLE

¿Qué es mejor, diesel o gasolina?
La respuesta es complicada porque cada opción nos ofrece sensaciones muy diferentes, ambas tienen defensores y detractores en igual medida.

Sin embargo, atendiendo a los datos y desde la perspectiva que nos ocupa, buscar la mejor opción para el arrastre de remolques, la respuesta es sencilla:

Para remolcar, mejor diesel. 

En primer lugar, debido a la mayor relación de compresión que los gasolina, los motores diesel desarrollan más par motor a menos revoluciones, lo que contribuye a alargar la vida del motor con un uso más desahogado en la conducción.

Por otro lado, si piensas que los diesel son mucho más contaminantes que los de gasolina, has de saber que desde la implantación de la normativa Euro6, su límite de Óxidos de Nitrógeno está en 80mg/km, frente a los 60mg/km de los motores de gasolina. Por otro lado, el límite de Monóxido de Carbono se encuentra en 0,5 g/km frente a 1 g/km en los de gasolina.

Pongamos un ejemplo, vamos a comparar dos motorizaciones del Kia Sportage Concept Plus 4x2 actual con las siguientes características:

  • Versión gasolina: cilindrada de 1600 cc y potencia máxima de 132 cv a 6.300 rpm
  • Versión diesel: cilindrada de 1700 cc y potencia máxima de 115 cv a 4.000 rpm

En sus fichas técnicas se observa que la versión gasolina alcanza su par máximo de 161 Nm a las 4.850 rpm, mientras que la versión diesel alcanza su par máximo de 280 Nm a las 1.250 rpm. En este caso, el motor diesel alcanza mucho más par motor en casi la cuarta parte de revoluciones por minuto que la versión gasolina. Si realizas la prueba con otros coches encontrarás resultados similares.

En cuanto al consumo de combustible, el consumo mixto del Sportage en su versión gasolina es de 6,7 litros/100 km frente a los 4,6 litros/100 del diesel.

Obviamente el consumo, en el momento de tirar de un remolque, se va a disparar, perfectamente llegará a un 50% de incremento o más, aunque dependerá de multitud de variables como el peso, el viento, la velocidad, la conducción…. En nuestro ejemplo, la versión gasolina podría alcanzar perfectamente los 10,5 l/100 km frente a los 6,9 l/100 km de la opción de gasoil.

6. Tracción

La tracción es otro de los aspectos importantes para tirar de un remolque. Nos aportará solvencia, adherencia y como consecuencia, mayor seguridad. La tracción es el sistema de transmisión de fuerza desde el motor hacia las ruedas del coche.

En el mercado encontramos varios tipos de tracciones: AWD, FWD, RWD, 4WD, 4x4, ¿vaya galimatías no? En seguida los explicamos brevemente:

  • FWD o tracción delantera: la más clásica y con mayor presencia en los vehículos. En este caso, la fuerza de empuje se ejerce sólo en las dos ruedas delanteras.
    Su ventaja es que el mantenimiento es barato y tiene buen comportamiento en curvas al coincidir con la dirección delantera del vehículo.
  • RWD o tracción trasera: también llamada propulsión. La fuerza motriz es recibida por las ruedas del eje trasero, es más frecuente en coches deportivos. La conducción es ágil y presentan un buen agarre.
    Para remolcar la tracción trasera ofrece mejor resultado que la tracción delantera al aproximarse la expresión de la fuerza motriz al punto de encuentro del conjunto, la bola de enganche.
  • AWD o tracción total permanente: cuando las cuatro ruedas reciben el empuje del motor de forma constante. Ideal para terrenos de escasa adherencia y por supuesto para tirar de remolques porque todas las ruedas contribuyen al empuje. Cuentan con un diferencial central que reparte gestiona y reparte fuerzas de rotación a cada eje.
    Sin embargo, el coste de adquisición, el mantenimiento y el gasto de combustible es mayor.
  • 4WD o tracción total no permanente: a diferencia de la anterior, el conductor puede desconectar la tracción total cuando no la necesite.
    El coste de adquisición y el mantenimiento es mayor, pero el consumo se adapta a los requerimientos del piloto.
  • 4x4 o todoterreno: la fuerza de tracción se reparte al 50% entre los dos ejes. No cuentan con diferencial trasero de manera que el conductor ha de trasladar la fuerza impulsora mediante el uso de una palanca reductora a los dos ejes o solamente al trasero, según las circunstancias de la vía.

Si lo que buscas es maximizar la seguridad, cualquier vehículo con tracción total o 4x4, supondrá un plus en este aspecto frente a los de propulsión o tracción delantera. La clave cuando remolcamos es que los neumáticos van a necesitar menor capacidad de tracción unitaria puesto que la fuerza del motor se reparte entre cuatro neumáticos y no solo entre dos.

7. otras variables para remolcar

Transmisión.

Es importante si el coche lleva cambio automático, manual, secuencial, cvt, etc. pero tiene la mayor repercusión en aspectos subjetivos como el confort a la hora de conducir.

Objetivamente, los cambios automáticos actuales mejoran la eficacia en el momento de remolcar porque permiten disponer de par motor suficiente para gestionar el conjunto en la marcha más adecuada. Aunque si te gustan los coches de transmisión manual, no se trata de un factor determinante para descartar o seleccionar un buen vehículo tractor.

Tamaño.

El volumen total del coche también es importante principalmente por tres razones:

  • Un mayor tamaño del vehículo tractor contribuye a minimizar los efectos del empuje del viento sobre el remolque, especialmente en caravanas.
  • Menor diferencia entre el consumo de combustible habitual sin remolque y el consumo remolcando.
  • Normalmente, un mayor tamaño apareja también más peso, y ya hemos visto que es bueno para remolcar.

Sin embargo, hay que pensar también en el tiempo que no tiramos de nuestros remolques. Si adquieres un coche enorme, necesitarás más motor para moverlo, consumirá más combustible, te costará más aparcarlo, mayor desgaste debido al peso…

Nosotros preferimos las berlinas familiares, consideramos que ofrecen un equilibrio correcto entre habitabilidad, consumo, aplomo, carga y tracción.

Cómo Validar las cualidades remolcadoras de cualquier coche

Towcar info

Towcar.info es una conocida web con una aplicación gratuita que nos permitirá determinar si nuestro conjunto está equilibrado o no. Está en inglés pero es muy sencilla de usar.

Seleccionamos nuestra marca, modelo de coche y nuestra caravana y a continuación se nos ofrecerán multitud de datos relevantes: velocidades máximas alcanzables por el conjunto, predicciones para la acometida de pendientes, peso máximo sobre la lanza y hasta una calificación general para determinar si nuestro conjunto es seguro en carretera.

Breve tutorial de Towcar.info

coche para tirar de caravana

Paso 1

  • Introducimos en el formulario la marca del coche.
  • Después seleccionamos el modelo.
  • El año de fabricación.
  • El tipo de combustible.
  • El tipo de transmisión.
  • Si no conoces alguno de estos datos, no te preocupes, en el paso siguiente podrás buscar entre varias opciones.
  • A continuación le das a “Match Now”
coche para tirar de caravana

Paso 2

  • Si te sale un listado de modelos, debes seleccionar la versión exacta del coche que buscas.
  • Para este ejemplo, hemos introducido un Toyota Avensis del 2015 diesel y con cambio manual.
  • Ahora debemos elegir el modelo exacto porque este coche se fabricaba en versión berlina y wagon además de montar diferentes motorizaciones.
coche para tirar de caravana

Paso 3

  • Ahora seleccionamos nuestra caravana
  • Primero buscamos la marca en el desplegable
  • Después el año
  • Y por último el modelo
  • Si lo que buscas es información para un carrotienda, en el desplegable debes seleccionar “trailer tent”, año 2016 y modelo “Achter MPV of SUV -400 kg”
coche para tirar de caravana

Paso 4 – veredicto

  • En esta pantalla se nos muestra el resultado de nuestra combinación coche – caravana.
  • En la parte derecha podemos modificar tanto la carga del coche como de la caravana. También cambiar el coche remolcador o incluso realizar una comparativa entre varios.
  • Si no te llevas bien con el inglés puedes usar el traductor de Google porque lo que dice esta web vale la pena entenderlo.
  • Si ves la caravana y las estrellas en verde todo va bien, es un conjunto equilibrado.
  • Si lo ves en amarillo, precaución, gestiona las cargas y conduce con cuidado.
  • Si se te presenta en rojo, tu conjunto no está bien equilibrado. Lee con atención las recomendaciones.

Y con esto llegamos al final del artículo. Esperamos que te sea de mucha utilidad y que tu conjunto coche/remolque sea el más equilibrado y seguro de la carretera 😉

¡HASTA PRONTO!

Cómo elegir un coche para remolcar
5 (100%) 5 votos