En esta ocasión trataremos sobre un tema a la vez controvertido y complejo. Abordaremos los conceptos de estacionamiento, acampada y pernocta desde el punto de vista de la legislación española.

Por su profundidad, y por los diferentes aspectos que pretendemos tratar en este artículo, hemos pensado en realizar tres entregas. De este modo, dividiremos el contenido en tres partes para así abordar de forma adecuada todos los detalles, (elige a continuación la parte que más te interese):

  1. Primera parte: aprenderemos a diferenciar entre los conceptos de estacionar, acampar y pernoctar. Veremos lo que dice la ley sobre ellos y las diferentes regulaciones e instrucciones que regulan estas actividades. El objetivo es informarnos y conocer nuestros derechos y obligaciones. Evitaremos multas y sorpresas indeseables.
  2. Segunda parte: profundizaremos en el concepto de pernocta y las áreas de servicio. Recopilaremos multitud de recursos, mapas, aplicaciones móviles, guías, grupos, etc. La finalidad es disponer de un buen surtido de recursos fiables y actualizados para planificar nuestras rutas.
  3. Tercera parte: (próximamente) no sólo es nuestro deber disfrutar de las áreas de servicio, consideramos que también debemos respetar, cuidar y en especial, difundir esta forma de turismo. Por ello, en esta última entrega veremos la normativa específica que aplica a éstas áreas, sus características fundamentales y algunos consejos útiles para disfrutar de ellas con seguridad.

Nota: para la elaboración de este monográfico hemos contado con la colaboración de MikelGr, administrador del grupo “Sitios para pernoctar en caravana“, quien nos ha facilitado referencias, documentación e imágenes. ¡GRACIAS!
Puedes encontrarlo también en la Federación Española de Clubes Campistas (campistasfecc.es).

Desde el punto de vista legal, existen diferencias claras entre el estacionamiento y la acampada. Es fundamental conocer con exactitud las características y particularidades de cada uno de estos conceptos porque la ley aplicable es muy diferente en cada caso.

Cuando estacionamos se aplica la Normativa Nacional de Tráfico, mientras que si acampamos, se nos aplica la normativa de cada comunidad autónoma, provincia o localidad, que habitualmente sanciona la acampada en zonas no habilitadas específicamente para ello.

Veamos las diferencias.

1. ESTACIONAMIENTO

La normativa que regula el estacionamiento es:

  • Real decreto 1428/2003. Reglamento General de la Circulación. Capítulo VIII, artículos 90 a 94 (enlace al BOE)
  • Instrucción 08/V/74 de la Dirección General de Tráfico (descarga el PDF)

A modo de resumen, esta normativa nos dicta que debemos asegurarnos de estar debidamente estacionados, sin sobrepasar las marcas viales de delimitación de la zona de estacionamiento, ni la limitación temporal del mismo, si la hubiera.

Además, nuestro vehículo:

  • Debe estar en contacto con el terreno sólo a través de las ruedas. Está permitido el uso de calzos cuando se estaciona en pendiente o inclinación lateral. Es decir, si existe riesgo real de que nuestro vehículo pueda desplazarse debido a la pendiente.
  •  No produce ninguna emisión o descarga de fluido. Excepto las emisiones propias de la combustión a través del tubo de escape. Este apartado incluye también le emisión de ruidos (generadores, música, etc.).
  • Ningún elemento sobrepasa el perímetro del vehículo en su estado de circulación. Es decir, nada de toldos, elementos de acampada, o claraboyas que incumplan esta condición.

Bajo el cumplimiento de estas directrices, para la ley no es relevante la actividad que se realice dentro del vehículo: se puede cocinar, descansar y pasar la noche sin problema alguno y con la tranquilidad de que se cumple la normativa.

Autocaravana bien estacionada

La autocaravana de la imagen de arriba está perfectamente estacionada

Caravana mal estacionada

La caravana de la imagen no se encuentra dentro de los límites establecidos por las señales horizontales, por lo tanto, no está bien estacionada.

2. ACAMPADA

Después de haber visto las características de un estacionamiento, ahora nos resultará fácil identificar cuándo un vehículo se encuentra acampado y no estacionado.

En esencia, si realizamos cualquier acto de los que prohibe la normativa que regula el estacionamiento, se considera que acampamos.

  • Extender toldos o cualquier elemento que exceda el perímetro del vehículo.
  • Colocar sillas, mesas u otro mobiliario de acampada en el exterior.
  • Bajar las patas estabilizadoras
  • Colocar calzos si las circunstancias no lo exigen.
  • Verter cualquier tipo de fluido.
  • Emitir ruidos molestos.

En este caso, la normativa que se aplica es la que cada localidad haya dispuesto para regular la acampada en su territorio. En la mayoría de los casos, se prohíbe la acampada fuera de los lugares destinados expresamente para ello

Por otro lado, es importante destacar el componente subjetivo de muchas leyes, sujetas a múltiples interpretaciones y valoraciones. Por ejemplo, estas leyes no marcan un nivel de ruido en decibelios a partir del cual se considera que podríamos molestar, ¿es el humo de la cocina considerado contaminante?… en fin, la ley presenta “huecos” por los que se cuelan las sanciones.

Veamos un caso práctico.  

Vehículos acampados
Vacío
¿Los vehículos de la imagen de arriba están estacionados o acampados?

Estos alegres campistas están, en el momento de la foto, acampados. (Atención: en el momento de la foto, subrayado, cursiva y en negrita)

Y esto es muy importante, cuando pasa la autoridad, ¿qué es lo que se encuentra en ese momento? (El instante de la foto). Si hay indicios o sospecha de que se produce o producirá acampada seguro que nos lo hará saber.

Por otro lado, lo que muchos vemos en la imagen de arriba es que los vehículos no tienen patas estabilizadoras, tampoco hay líneas que delimiten la zona de aparcamiento, por lo tanto, están bien estacionados. En cuanto a la supuesta acampada, parece que las personas simplemente están descansando y es probable que si deciden pernoctar en ese lugar, introduzcan antes las sillas y los elementos que tienen fuera en ese momento. 

Sin embargo, dejando de lado las interpretaciones y valorando el instante capturado en la foto: en efecto, hay elementos de acampada en el exterior de los vehículos. Un agente puede hacer que abandonen ese lugar.

3. PERNOCTA

Pernoctar es pasar la noche o dormir en un lugar fuera de la vivienda habitual, en especial cuando se viaja.

La ley es clara en este sentido: se puede pernoctar en el vehículo siempre que se cumplan las directrices que hemos estado viendo más arriba. Es decir, podemos pernoctar si nos encontramos debidamente estacionados. ¿Sencillo verdad?

Pues no. Existen ordenanzas locales y autonómicas que contradicen las leyes nacionales encargadas de la regulación del estacionamiento en la vía pública. Recordemos que eran el Reglamento General de la Circulación y la Instrucción 08/V/74 de la DGT.

Para intentar aclarar este lío de leyes y normativas hay que echar la vista atrás:

  • A partir del año 2004 se introdujo la caravana y la autocaravana en el Reglamento General de la Circulación, dotando a este tipo de vehículos vivienda de los mismos derechos que cualquier otro vehículo.
  • Antes de esta modificación, muchos Ayuntamientos, localidades, comunidades autónomas, etc, regulaban el uso de la vía pública por parte de este tipo de vehículos-vivienda aplicando diferentes normativas, alegando, en la mayoría de los casos, que se trataban de vehículos destinados a la acampada. Desde esta perspectiva:
    • Aplicaban leyes Autonómicas de Turismo, porque en efecto, las comunidades autónomas cuentan con competencias para regular y legislar las actividades turísticas en su territorio, como la acampada. 
    • Aplicaban leyes de Medio Ambiente o la Ley de Costas, un lugar en el que no vamos a meternos de momento porque son normativas que cuentan con muchos supuestos (zonas de servidumbre, limitaciones temporales, circulación restringida, etc). Sin embargo, recalcamos que la aplicación de estas leyes se producía cuando nuestro vehículo se encuentra acampado y no debidamente estacionado.
  • Si te fijas, incluso hace unos años, el problema se enfocaba hacia el concepto de acampar y no el de estacionar, de aquí la importancia de tener bien claros ambos conceptos.
  • Finalmente, con el objetivo de armonizar esta situación, se aprobó la Instrucción 08/V/74 de la DGT en el año 2008 que describe a la perfección y con todo lujo de detalles lo que se considera estacionamiento y acampada.

Las autocaravanas, caravanas y campers son tanto vehículos como viviendas. Esta doble condición, antes abría un hueco para que muchas localidades impusieran sus propias normativas para impedir la pernocta, considerándola siempre como acampada.

Sin embargo, el Reglamento General de Tráfico no establece limitaciones por tipo de vehículo, es decir, nuestros vehículos tienen los mismos derechos que cualquier otro vehículo apto para la circulación por vías públicas.

 

Además, existe una Normativa Europea, de obligado cumplimiento por los países miembros, que equipara a los vehículos homologados como vehículos-vivienda con cualquier otro vehículo turismo. Se trata de la directiva 91/439/CEE (enlace).

Entonces, la pregunta es: ¿por qué continuamos siendo perseguidos, acusados y sancionados?

Sencillo, porque muchas localidades no siguen el reglamento y aplican indistintamente la normativa local, provincial o nacional según les convenga, desbordando en ocasiones sus competencias.

Lo que debemos tener bien presente, es que por el momento, la ley estatal permite la pernocta en aquellos lugares en los que se permite el estacionamiento, siempre que nuestro vehículo se encuentre bien estacionado.

4. QUÉ LLEVAR EN EL VEHÍCULO

A estas alturas ya te habrás hecho una idea de lo complejo de la situación actual en este tema. En especial, si sumamos la incorrecta aplicación de la normativa así como las interpretaciones “convenientes” por parte de la autoridad.

Como medida preventiva, se recomienda llevar en el vehículo copia de los siguientes documentos. Nos vendrán muy bien si necesitamos argumentar nuestra postura de forma razonada a cualquiera que la ponga en duda:

1. Instrucción 08/V-74 de la Dirección General de Tráfico (descarga el PDF).

2. Carta del Ministerio del Interior que obliga a los agentes de la autoridad a aplicar el contenido de la Instrucción 08/V-74 (descarga el PDF). 

3. Opcional el texto de la DGT sobre la movilidad en autocaravana (enlace al PDF) .

4. Recomendado el siguiente cartel para colocar en el parabrisas, en lugar bien visible, siempre que nos encontremos bien estacionados. (enlace al PDF en tamaño A4) .

Vehículo estacionado NO ACAMPADO

5. MULTAS POR ESTACIONAR y ACAMPAR indebidamente

Ya sabemos que se puede pernoctar en los lugares en los que se puede estacionar siempre que nos encontremos debidamente estacionados.

Sin embargo, las localidades pueden legislar o deshabilitar ciertas zonas del tránsito y del estacionamiento. Veamos a cuánto ascienden las sanciones:.

Multas por mal aparcamiento

Si aparcas en un lugar en el que está prohibido o no respetas las normas de aparcamiento, no hay nada que discutir. Estas sanciones oscilan entre los 80 € y los 200 € en función de la gravedad.

Sanciones consideradas graves son: aparcar en túneles, cambios de rasante, lugares peligrosos, aparcamientos reservados, no obedecer la señal de estacionamiento prohibido, de vado, etc.

Sanciones leves son: no respetar la limitación horaria de duración del estacionamiento, no delimitarse al espacio designado al estacionamiento, etc.

Multas por acampada ilegal

Si estás mal estacionado, tu vehículo es un vehículo-vivienda e incumples algunas de las directrices que regulan el estacionamiento que vimos al principio del artículo…. mucho cuidado, puedes ser multado por estar acampado.
Si no se trata de un lugar habilitado para la acampada se aplicará la normativa que haya dispuesto la localidad en la que te encuentres.

En general estas sanciones oscilan entre los 30 y los 150 €, aunque pueden aumentar en caso de producirse vertido de residuos o basura.

Multas por mal estacionamiento en la costa (Ley de Costas)

Está prohibido circular, estacionar y acampar en playas y sus zonas de influencia. Sí que se puede estacionar en zonas autorizadas.

  • Si estamos acampados la sanción es de 40 € por metro cuadrado y día que se acampa.
  • Estacionamiento o circulación no autorizada de vehículos en función de los criterios que se establecen en la Ley, entre 50 y 150 €.
  • A estas sanciones se le pueden sumar el valor de los daños y perjuicios causados al espacio público.

Multas por mal estacionamiento en espacios protegidos:

Las zonas con protección medioambiental no permiten el estacionamiento excepto en zonas establecidas para ello.

En estos lugares debes ir con especial cuidado porque desde el año 2013 la Ley 21/2013 de 9 de diciembre de Evaluación Ambiental multiplica la cuantía de las sanciones por diez.

La multa por acampar sin permiso, abandonar basura, circular en vehículos de motor fuera de las vías autorizadas, por aparcar en un lugar distinto de las zonas habilitadas, entre otras prácticas que infrinjan las normas reguladoras de los espacios naturales protegidos tienen una sanción de 5001 €.

 

Además, como en el caso anterior, si hay daños y perjuicios derivados se incrementarán las sanciones.  

Con esto damos por terminado la primera entrega de este monográfico sobre el estacionamiento, la acampada y la pernocta. esperamos que te resulte de utilidad.

Si te ha gustado, compártelo 😉

¡HASTA PRONTO!

Todo lo que hay que saber sobre estacionar, acampar y pernoctar
5 (100%) 1 voto