Aún recuerdo de adolescente, aficionado a la montaña, que acampaba con amigos en una vieja tienda canadiense descolorida en la que literalmente nos llovía dentro. En aquel momento lo aceptábamos como una consecuencia de acampar en zonas boscosas y frías, pero hoy conozco bien el fenómeno de la condensación y también he aprendido a combatirlo. Veamos en este artículo si realmente podemos hacer algo para evitar estas molestas humedades.

Qué es la condensación

La condensación es un fenómeno físico que ocurre cuando la humedad del aire ambiental se condensa y acumula en el interior de la pared del habitáculo. Sucede porque la superficie interior se va calentando mientras que la zona exterior está fría. Esta diferencia de temperatura sobre los dos lados de una misma superficie genera estas puñeteras gotitas.

Estamos acostumbrados a ver como se nos empañan los cristales del coche por esta diferencia en la temperatura exterior e interior, especialmente en los días de lluvia, precisamente cuando mayor es la humedad ambiental. Para solucionarlo encendemos el aire y asunto arreglado… pero ¿en el camping? ¿hay solución?

Factores que favorecen la condensación

Por norma general la condensación se produce en las zonas donde se encuentran las temperaturas más frías y cálidas, es decir, en el suelo y en el techo esencialmente. Los principales factores que favorecen la condensación son:

  • La lluvia. Es responsable de saturar de humedad el ambiente y el terreno, de modo que es más fácil que aparezca la codensación.
  • Calentar líquidos dentro del habitáculo también satura mucho de humedad el ambiente.
  • La presencia de ropa sucia o húmeda como toallas, zapatos, calcetines, ropa de cama, etc.
  • Nuestra respiración y calor corporal. Aunque puede parecer increíble, se trata del principal factor en la mayoría de los casos. Vamos a ver esto con detenimiento:

Un adulto medio en reposo suele tener de 15 a 18 exhalaciones por minuto. Podemos exhalar entre 800 mililitros y 2 litros de agua al día. Digamos entonces para redondear que en un período de unas 8 horas de sueño, cada uno de nosotros podemos verter alrededor de 500 ml de agua al ambiente.

¡Medio litro de agua por persona! Si además tenemos la compañía de nuestra familia, algo de ropa húmeda… pues ya tenemos una considerable cantidad de vapor de agua camino a convertirse en líquido en el techo, paredes y suelo de nuestro habitáculo.

Algunas ideas para luchar contra los efectos de la condensación en el interior

  1. Ventilar. Aumentar el flujo de aire del habitáculo es lo que va a permitir que el vapor de agua pueda escapar. Las caravanas y autocaravanas tienen claraboyas que permiten una posición precisamente para este cometido. Las tiendas actuales también tienen respiraderos estratégicamente colocados en la zona superior. En carrotiendas la cosa está más complicada, porque sólo tienes la opción de abrir ventanas y claro, si hace frío fuera no parece buena idea.
  2. Montar el doble techo. La presencia del doble techo en carrotiendas y casetas no es una decisión estética. Tiene una función primordial: proporcionar un mejor aislamiento del frío, del calor y de la humedad.
    Como hemos visto, la condensación se genera por la diferencia de temperatura entre las dos caras de una misma superficie. Gracias a esta tela que se coloca en el techo, el vapor de agua que exhalamos quienes dormimos queda en su mayor parte en esta superficie y no contacta con la lona exterior. Por otro lado, si se produjera condensación, caería en este doble techo y no sobre nosotros.
  3. Tensar correctamente y evitar la formación de pliegues pues favorecen la acumulación de gotas de agua.
  4. Si acampamos sobre un terreno húmedo, elegir un suelo que nos aísle bien de la humedad.
  5. Asegurarnos que todo lo que nos acompaña en el habitáculo para dormir está seco. Mantas, sacos de dormir, almohadas, etc. Vale la pena tenderlos al sol cada mañana para que se aireen un poco y pierdan la humedad que han cogido durante la noche. Si es inevitable que la ropa sucia o húmeda entre en nuestro espacio de sueño, que sea en una bolsa de plástico.
  6. Si vamos en carrotienda o caseta, es importante asegurarse de que al recoger para marcharnos todo esté bien seco, la humedad es lo que con toda seguridad, más puede deteriorar nuestros equipos de acampada.
  7. Para casos muy extremos, has de saber que la condensación favorece la aparición de humedades y moho, que como sabes, afecta nuestra salud.
    Para evitar esto, tienes la opción de un deshumidificador, un aparato que se encarga de descargar de humedad el ambiente. También puedes comprar uno o varios absorve-humedad sin enchufe, un dispositivo especialmente indicado para absorber la humedad del aire sin resecar el ambiente.

En resumen, la condensación es un fenómeno natural que se va a producir de forma inevitable ante determinadas circunstancias (humedad ambiente + diferencias de temperaturas interior/exterior).

Se pueden minimizar sus efectos pero es muy difícil que desaparezca, especialmente en ambientes naturalmente húmedos como en la proximidad del mar, ríos o zonas tropicales; también durante el frío, las lluvias o en nevadas. La información y conocer este fenómeno es lo que más nos va a ayudar a minimizar sus consecuencias.

Si quieres añadir tu experiencia con la condensación, tienes más abajo los comentarios para lo que necesites.

¡HASTA PRONTO!

Evitar la condensación en el camping
5 (100%) 6 voto[s]