Ir de camping ofrece muchas ventajas frente a otras formas de viajar y alojarse. En especial valoro el contacto con la naturaleza, la autonomía y la vida activa. Ojo, que cuando digo activa me refiero también a que te lo tienes que currar todo: montaje, limpieza, comidas… A mi alrededor veo a muchas personas a quienes les impresiona la cantidad de servicios con los que cuentan los campings. Desconocen por completo que en ocasiones, tienen una oferta más extensa y variada que muchos hoteles. Hay campings con circuito termal, spa, gimnasio, guardería, todo tipo de actividades dirigidas… claro está que eso se paga, pero resulta muy enriquecedor contar con tantas y tan diferentes opciones. Ir de camping es una opción más para disfrutar de tu tiempo libre que cuenta con muchos beneficios:

  • Nada de horarios. Cuando te registras en un hotel lo primero que te hacen saber son los horarios para desayunar, comer, cenar o salir. En un camping el ritmo te lo marcas tu, así de sencillo.
  • Libertad. En muchos casos los campings se encuentran junto a Parques Naturales, playas, lagunas, ríos, cascadas o zonas de montaña. Esto ofrece un contacto directo con la naturaleza que engancha. Despertarte y encontrarte en plena naturaleza es lo más habitual cuando vas de camping.
  • Autonomía. En especial para los niños, ir de camping los hace más autosuficientes y responsables. Pequeños logros como que puedan ir al baño solos, salir de la parcela o el bungalow a explorar y conocer amiguitos, colaborar en el montaje y desmontaje. La vida campista también les otorga habilidades sociales muy útiles para su desarrollo al entrar en contacto con niños de diversas edades, países e incluso diferentes culturas.
  • Independencia. “Carretera y manta”, me encanta esta expresión. De camping puedes ir a tu bola perfectamente. Algo que mucha gente piensa de los campings es que estamos todos mezclados al mogollón. Sin embargo, salvo excepciones con algunos niños poco respetuosos, tu parcela es tu territorio. Puedes “aislarte” y disfrutar así si lo deseas. Planificas y cocinas tus comidas, llevas tus horarios y tus hábitos como más te guste, no molestas ni te molestan. Por norma general, hay mucho respeto por el espacio entre campistas.
  • Precio. Hay campings para todos los bolsillos. Por un lado, resorts de lujo en los que cuentas con servicios, instalaciones y actividades inabarcables. Por otro lado, terrenos casi sin delimitar en los que parece que estás prácticamente en el monte. Hay de todo, pero algo hay que tener bien claro que: mejor será la experiencia cuanto más equipado vayas de camping.

Tipos de camping

Como explico detalladamente en otro post, los campings se clasifican en cuatro categorías atendiendo a su oferta de servicios: lujo, primera, segunda y tercera categoría. Pero por otro lado, podríamos clasificar los campings en dos tipos:

  • Camping delimitado: es el más común y el que probablemente te estás imaginando. Distribuído en parcelas, cuentan con gran diversidad de servicios e instalaciones y con obligaciones mínimas que cumplir: como vallado en su perímetro, suministro electricidad, agua, vigilancia permanente, etc.
  • Camping salvaje o áreas de camping: por lo general se trata de lugares con escaso equipamiento en los que no hay parcelas delimitadas. Tampoco suelen contar con vigilancia. Son mucho más comunes fuera de España. Este tipo de camping es muy frecuentado por autocaravanas y campers, que realizan estancias cortas en ruta. Antes de que llegasen mis hijos, mi mujer y yo preferíamos perdernos en este tipo de campings por toda Europa.

Equipamiento para tu primera vez de camping

Este es un punto controvertido para muchos, pero mi experiencia es que vas a disfrutar más cuanto mejor equipamiento tengas. No es lo mismo cocinar en una placa de inducción de 2200 W que en un pequeño hornillo portátil. No es lo mismo dormir sobre una esterilla dentro una pequeña caseta del Decathlon que en un colchón viscolástico en una caravana Fendt… ¿me explico no?

Sin embargo, no necesariamente lo más caro será lo mejor para ti. Comenzar no requiere de tanta inversión como se suele pensar. Hay que tener muy presente las necesidades reales y buscar las mejores opciones. Por ejemplo, si vas con un bebé que requiere de la proximidad de un baño o calentar biberones, quizá lo mejor es que vayas a un bungalow o mobil home. Tendrás cocina equipada, buen aislamiento térmico y acústico, camas cómodas e incluso posibilidad de cuna.

Por otro lado, el mercado de segunda mano en materia de camping es muy interesante. Podrás encontrar de todo lo necesario y en muchos casos, material sin apenas uso. Aprovecha esto porque es normal encontrar neveras de compresor, conjuntos de sillas y mesa, casetas, carro tiendas y en fin, todo lo necesario por muy poco dinero, ideal para comenzar.

Te invito a descargar el listado de lo esencial para ir de camping y hacerte una idea del equipo básico necesario para una primera salida sin sustos, comprobarás que no tienes que dejarte el sueldo para disfrutar de la vida campista. Se trata de una actividad muy experiencial, y con el tiempo podrás ir mejorando en aquello en lo que necesites mejorar, es lo más inteligente y también es mi recomendación.

Ir de camping es una elección, y para muchos de nosotros, una preferencia. No es algo que se haga porque no podemos permitirnos hacer nada mejor o más lujoso. Mi experiencia es que los beneficios de ir de camping son mucho más enriquecedores que tener un servicio de habitaciones 24 horas y la cama hecha cada día.

¿Y a tí? ¿Qué es lo que te motiva a ir de camping? Te invito a participar y comentar tu experiencia.

¡Hasta pronto!

Iniciación al campismo. ¿Por qué ir de camping?
5 (100%) 3 votos