Como ocurre en cualquier tipo de alojamiento, las categorías nos van a resultar muy útiles para conocer rápidamente los servicios y el equipamiento que ofrecen los campings.

En la actualidad esto se encuentra en pleno proceso de modificación. La Federación Española de Camping propuso en el año 2013 a los responsables de turismo de todas las Comunidades Autónomas adoptar el modelo de clasificación europeo por estrellas, el mismo que en los hoteles.

Sin embargo, el modelo anterior, compuesto por casetas, bellotas, números y muchos otros símbolos aún pervive en muchos campings de la península. Por esto explicaré ambos sistemas, el europeo y el más habitual de casetas.

Antes de nada, es importante decir que la ley establece unos requisitos generales (o servicios mínimos) independientes de la categoría asignada a cada camping que son de obligado cumplimiento, algunos de ellos:

  • Información: precios, servicios, normas y categoría en lugar visible. Normalmente lo encontrarás en la recepción.
  • Superficie: un máximo del 75% destinado a zona de acampada, un mínimo del 25% a zonas ajardinadas, instalaciones comunes y viales.
  • Vallado: todo su perímetro debe estar cercado y disponer de cierre.
  • Viales: anchura suficiente para permitir maniobras, accesibilidad para vehículos de emergencia, firme en buen estado.
  • Seguridad: extintor a no menos de 30 metros de cada parcela, vigilancia permanente, botiquín de primeros auxilios, asistencia médica concertada…
  • Electricidad: suministro eléctrico para parcelas, zonas de uso común iluminadas, iluminación nocturna permanente, alumbrado de emergencia.
  • Limpieza: recogida de basuras, almacenamiento en específico hasta su retirada.
  • Agua: suministro de agua mínimo de 200 litros/parcela/día.
  • Servicios: baños situados a menos de 200 de las parcelas. Accesibilidad e instalaciones específicas para discapacitados.

Categorías de campings CON EL SISTEMA DE casetas.

Corresponde a cada autonomía determinar el sistema de clasificación de campings de su territorio. En el siguiente enlace se puede consultar la legislación de campings en diferentes comunidades autónomas.

A modo de resumen, podemos encontrar cuatro tipos de campings:

Categoria de Lujo de los campings

Camping de lujo: representado por una tienda y la letra L. Es la más alta calificación y no nos debe sorprender encontrarnos con muchos más servicios que algunos hoteles de cinco estrellas. Cajas fuertes individuales, acceso wifi, ordenadores, teléfono 24h, personal especializado, múltiples idiomas, piscina con socorrista, restaurante, lavado y planchado de ropa, servicio para caravanas/autocaravanas, instalaciones deportivas especializadas, circuitos Spa & Wellness, gimnasio, servicio de guardería, actividades acuáticas, grandes parcelas con sombra e incluso un baño propio en la misma parcela. De lujo vamos.

Campings de primera categoría

Camping de primera categoría: representado con una tienda y el número 1. Electricidad entre un 50 y 75% de las parcelas, agua caliente en todos los baños y en el 50% de las duchas, cajas fuertes individuales, teléfono con cabinas individuales, sala social con tv por cada 100 personas, al menos unas instalaciones deportivas multisuso, mínimo 60 m2 de parcela, servicio de lavadora y planchado. Estos son algunos de los requisitos, pero suelen ofrecer muchos más servicios, disponer de excelente equipamiento y localizarse en zonas de interés turístico.

Campings de segunda categoría

Camping de segunda categoría: representado con dos tiendas o una tienda y el número 2. La diferencia principal con el de primera categoría es su ubicación. Los servicios y equipamientos son similares pero normalmente encontramos estos campings un poco más alejados de los mejores parajes. Tampoco están obligados a tener restaurante o lavandería y el tamaño mínimo requerido en las parcelas también será menor.

Campings de tercera categoría

Camping de tercera categoría: representado con tres tiendas o una tienda y el número 3. Sus instalaciones serán las más básicas, pero ojo, esto no quiere decir que las encontremos descuidadas. Conozcemos campings de tercera que son una maravilla, claro que no destacan por su equipamiento pero ofrecen una experiencia más libre o rústica, que también tiene su encanto.

Categorías de campings con el sistema europeo.

Este método de clasificación requiere de poca explicación puesto que todos lo conocemos. Un camping de cinco estrellas corresponde al gran lujo y servicios extras, mientras que un camping de una estrella pertenece a campings económicos y con los servicios mínimos.

Categorías de los campings

 

En este sistema se valoran también los siguientes aspectos:

  • Extensión: número máximo de parcelas por hectárea, capacidad, equipamiento de las parcelas.
  • Equipamiento sanitario: cantidad y calidad.
  • Abastecimientos: equipamiento del supermercado, comercios, bar.
  • Gastronomía: la categoría del restaurante repercute en la de todo el camping.
  • Animación: actividades infantiles, monitores especializados.
  • Ocio y actividades: programas deportivos, animación adultos, oferta de ocio.
  • Baño natural: se premia disponer de baño natural.
  • Piscinas: capacidad, calidad, mantenimiento y servicios asociados (toboganes, atracciones, cascadas…)
  • Alojamientos: equipamientos, materiales, estética de bungalows, mobil homes, apartamentos, etc.

Dejando a un lado estos sistemas de clasificación, nos gusta considerar otros indicadores de la calidad de los campings:

  • Equipamiento y precios del supermercado: una tiendita en el camping bien abastecida y a precios razonables siempre es un punto a favor. Es muy desagradable cuando quieren aprovecharse con los precios de productos básicos como el pan, la leche o el agua.
  • Estado general de las instalaciones: importantísimo. Cuando los propietarios se preocupan de mantener en buen estado el equipamiento y están orientados hacia el bienestar de los campistas, se nota. Da igual que el camping sea viejo, si está mimado, siempre es un placer visitarlo.
  • Paraje natural que lo rodea: la mayor parte del tiempo lo pasamos fuera del camping; por esto, que se encuentre en una zona que ofrezca diferentes opciones para visitar, hacer senderismo, bañarnos o pasear es muy positivo.
  • Atención del personal: con los años hemos aprendido a valorar este aspecto. Hay propietarios apasionados, que se preocupan por mantener sus campings en perfectas condiciones o que nos orientan y ayudan cuando lo necesitamos. También hacen cumplir las normas para que todos podamos estar cómodos. Sin duda, cada vez es un aspecto que valoramos más.
  • Opiniones: andes de que llegaran los niños íbamos un poco a la aventura, nos adaptábamos a cualquier cosa. Pero ahora rastreamos todo Internet en busca de opiniones antes de visitar un camping, buscamos información de primera mano y reviews en blogs o grupos de facebook. Todo para ir sobre seguro y no encontrarnos sorpresas. La verdad es que en pocos años, la cosa ha evolucionado mucho en este sentido. Por cierto, ponemos a tu disposición nuestra guía de campings en la que visitamos, revisamos a fondo y evaluamos campings, puedes colaborar si quieres.

¿Y tú, hay algo que valoras en especial en el momento de elegir un camping o te sueles guiar por el sistema de categorías?

¡HASTA PRONTO!