Lo último en lo que pensamos cuando preparamos nuestra próxima aventura es en nuestra salud, y aún menos en posibles accidentes.

Depositamos un exceso de confianza en nuestro pequeño botiquín, olvidado en lo más profundo del maletero o la guantera. Por cierto, tenemos un artículo sobre cómo preparar un botiquín perfecto redactado por una Médico de Urgencias.

Cuando viajamos en España tenemos la tranquilidad de que si sufrimos algún tipo de accidente estaremos cubiertos por la Seguridad Social.

Pero, ¿y si viajamos fuera de España? Una torcedura, un hueso roto, las curas de una herida o un tratamiento con antibióticos por una infección nos puede costar mucho dinero.

En esta ocasión nos anticiparemos a posibles problemas mediante un trámite sencillo y gratuito, solicitaremos la Tarjeta Sanitaria Europea: veremos sus características, las coberturas, cómo solicitarla y renovarla.

¿QUÉ ES LA TARJETA SANITARIA EUROPEA?

Nuestra Seguridad Social es gratuita y nos garantiza una atención médica rápida y eficaz en todo el territorio español. Sin embargo, deja de servirnos en cuanto cruzamos la frontera.

Para solucionar esto, contamos con la Tarjeta Sanitaria Europea o TSE, veamos su definición:

Se trata de un documento personal e intransferible que acredita el derecho a recibir todas las prestaciones sanitarias necesarias durante una estancia temporal en cualquier país europeo.

Y ahora por partes.

  • Personal e intransferible: como ocurre con la Tarjeta Sanitaria SIP, (la habitual de la Seguridad Social), la TSE es personal e intransferible. Acompáñala siempre de tu DNI o carnet de conducir.
  • Derecho a recibir todas las prestaciones sanitarias: lo veremos con más detalle más adelante, pero debes saber que se trata de las prestaciones sanitarias del Estado en el que te encuentres, no son las mismas las de Polonia que las de Finlandia.
  • Durante una estancia temporal: hay tres supuestos, estancia por estudios, por turismo o estancia temporal laboral.
    También trataremos las exclusiones más adelante, pero si estamos viajando no habrá problemas, en cualquier caso, guarda siempre tickets de peajes, recibos de campings y cualquier tipo de documento que pueda acreditar tu ruta por carretera… mejor prevenir que curar 😉

Dónde es válida la tarjeta sanitaria europea

Como turista, puedes recibir atención sanitaria presentando la TSE en las 28 naciones que integran la Unión Europea:

Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Chipre, Croacia, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, Rumanía, Suecia.

También es válida en Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza.

¿Qué cubre la tarjeta sanitaria europea?

Recuperamos ahora lo del derecho a recibir “todas” las prestaciones sanitarias.

La naturaleza de estas prestaciones y el tiempo de estancia varían dependiendo de las legislaciones vigentes en cada país.
Por otro lado, debes saber que la Tarjeta Sanitaria Europea garantiza el acceso al sistema público de salud europeo, sin embargo, ¡no es gratuito en todos los países miembros!

El uso de esta tarjeta nos da derecho a recibir asistencia sanitaria al mismo coste que las personas aseguradas en el país en el que nos encontramos, de modo que si la sanidad es gratuita, para nosotros también lo será. En caso de requerir el uso de la TSE en un país con atención médica no gratuita, la vamos a tener que pagar in situ, en el mismo hospital habrá que pasar por caja.

Pero tranquilízate porque el importe será reembolsado bien por la autoridad sanitaria de dicho país o bien más tarde por la Seguridad Social de España en caso de no recibir el reembolso inmediato. Un consejo, guarda todos los comprobantes, recibos y tickets… ya sabes, más vale prevenir que curar 😉

Te decimos esto porque en ocasiones, este reembolso emitido por la sanidad del país en cuestión, podría llegar (o no llegar) a tu domicilio en España, tiempo después de finalizado tu viaje.

Como hemos comentado, las prestaciones sanitarias no tienen por qué ser las mismas que recibes en España. En principio las coberturas comunes son:

  • Asistencias médicas relacionadas con enfermedades o accidentes sobrevenidos durante tu viaje.
  • Agudización de dolencias crónicas previas al viaje como asma, cardiopatías, intolerancias, etc.

Otro punto a resaltar es que la TSE también ofrece cobertura en embarazos, garantizando la ejecución de cualquier tratamiento necesario durante la gestación, incluido el parto.

No vamos a profundizar más en las legislaciones y otras coberturas, si te interesa saber más, al final del artículo te dejaremos todos los enlaces por si los necesitas. 

Exclusiones de la tarjeta sanitaria europea

La Tarjeta Sanitaria no tiene validez para los casos en los cuales el desplazamiento programado tiene como objetivo principal la realización de un tratamiento médico.

Los gastos de repatriación exigidos a la hora de seguir un proceso de recuperación médico no están cubiertos.

Tampoco quedan cubiertos los tratamientos dentales.

Sabiendo esto de antemano, veamos cómo solicitar la TSE

Solicitar la Tarjeta Sanitaria Europea

Es un proceso rápido y sencillo, lo puedes realizar de dos maneras, presencial en oficinas o por Internet:

Solicitar la TSE de forma presencial

La manera más habitual es acercarse a un Centro de Atención e Información de la Seguridad Social (CAISS), allí completas un formulario y en unos 10 días recibirás la tarjeta en tu domicilio. Ojo que tienes que pedir cita previa.

Puedes pedir cita previa en tu oficina CAISS más próxima en la Sede Electrónica de la Seguridad Social (enlace).

Solicitar la TSE por Internet

Si prefieres hacer el trámite online no hay problema, nos lo ponen fácil.

En primer lugar acude a la Sede Electrónica de la Seguridad Social (enlace):

  • Si tienes certificado digital se te redigirá a “Tu Seguridad Social” y en el apartado “Asistencia sanitaria” deberás pulsar en “Pedir Tarjeta Sanitaria Europea” y podrás indicar el domicilio al que quieres que se te envíe la tarjeta.
  • Si no tienes certificado digital, debes completar la información que la aplicación va solicitando y tener actualizado el domicilio que figura en la base de datos de la Seguridad Social, ya que debe coincidir con tu domicilio real, si no tienes actualizado, vas a tener que hacer el trámite en una oficina.

Tarjeta Sanitaria Europea para niños

Para la solicitud de la Tarjeta Sanitaria Europea para niños hay que seguir los canales anteriores, bien en las oficinas del CAIIS o por Internet en la Sede Electrónica de la Seguridad Social.

Para asegurarnos de cubrir las prestaciones médicas mientras viajamos también a nuestros hijos, podemos elegir entre dos opciones, a partir de ahora nuestros hijos o hijas son «beneficiarios»:

  1. Solicitar una TSE para nosotros e incluir en ella beneficiarios a nuestro cargo.
  2. Solicitar una TSE personal para cada miembro de la familia, la nuestra y la de nuestros hijos/as.

En ambos casos necesitaremos cumplimentar los datos de los peques: nombre, apellidos, fecha de nacimiento… Y en un plazo máximo de 10 días recibiremos en nuestro domicilio las tarjetas listas para viajar.

Validez de la Tarjeta Sanitaria Europea

La TSE es válida durante dos años desde su expedición, se indica la fecha de caducidad sobre la misma tarjeta.

Renovar la Tarjeta Sanitaria Europea

Para la renovación has de seguir el mismo cauce que para la obtención, es decir, oficinas CAISS o a través de la Sede Electrónica de la Seguridad Social.

Por último te espera lo mejor, a continuación tienes un vídeo en el que se explica de forma resumida las característica de la Tarjeta Sanitaria Europea:

Ya lo sabes, si tienes pensado viajar por Europa, recuerda solicitar la Tarjeta Sanitaria Europea, es un trámite rápido y te va a permitir despreocuparte un poco del tema de la salud y los posibles accidentes.

A continuación te dejamos algunos enlaces por si deseas ampliar información sobre este tema:

¡Hasta pronto!